Los aditivos

aditivos

Recuerda que la única voz verdaderamente autorizada para aconsejarte sobre la alimentación de tu perro es la de tu veterinario. Existen otros aditivos y otros ingredientes de la comida para perros que pueden ser dañinos, pero también existen alimentos de buena calidad que contienen aditivos. En caso de dudas sobre la comida de tu perro, investiga, averigua y consulta con el veterinario.

Los aditivos son sustancias que se añaden a la comida para perros para estandarizar sus características, conservarla, procesarla y producirla.

A diferencia de los nutrientes, generalmente los aditivos no tienen ningún valor nutritivo y su única utilidad es la de dar ciertas características físicas a la comida.

Puesto que permiten bajar costos de producción, mejorar la apariencia de las comidas, incrementar la palatabilidad y aumentar notoriamente su tiempo de conservación, los aditivos son elementos muy importantes en la industria del alimento para mascotas.

Algunos aditivos no tienen ningún efecto sobre el perro (o sobre otros animales, humanos incluidos), pero otros pueden ser tóxicos e incluso letales. Lastimosamente, muchas veces prima más el dinero que la salud de los animales y existen en el mercado algunos alimentos para perros con aditivos tóxicos.

Problemas con los aditivos en la comida para perros

Si bien los aditivos pueden ser útiles para mejorar ciertas características del alimento industrial, también pueden causar problemas de salud cuando no son empleados correctamente o cuando se utilizan sustancias tóxicas.

Por eso existen regulaciones estrictas sobre el uso de aditivos en alimento para personas. Algunos países incluso prohíben por ley el uso de aditivos en algunos alimentos para seres humanos, y su uso en otros alimentos es regulado con mucho cuidado.

Lastimosamente, las regulaciones sobre aditivos en comida para perros son pobres o nulas. Es así que muchos aditivos que por su toxicidad son prohibidos en alimento para personas, son aceptados sin ningún problema en alimentos para perros.

Uno de los casos recientes más preocupantes de toxicidad de los aditivos se dio en 2006, cuando varias bolsas de comida para perros estaban literalmente envenenadas a causa de un aditivo. El impacto mayor ocurrió en Estados Unidos, ya que se trataba de comida de marcas reconocidas, y varios perros murieron.

Por eso, mientras menos aditivos tenga la comida de tu perro, mejor. Es posible que no dure tanto como otros alimentos para mascotas, pero seguramente será de mejor calidad.

Lastimosamente, algunas veces los aditivos son incluidos por los proveedores de materia prima. En esos casos, los fabricantes de alimento para perros no tienen la obligación de declararlos en las etiquetas de la comida, por lo que generalmente no lo hacen.

Aditivos tóxicos en la comida pra perros

Algunos fabricantes de alimento para mascotas usan aditivos que son tóxicos, simplemente porque está permitido y eso les permite producir, comercializar o almacenar de mejor manera sus productos. Sin embargo, no todos los fabricantes hacen esto. Existen fabricantes que se preocupan por la salud de los perros y producen alimentos de calidad (incluso si usan aditivos).

A continuación tienes una lista no exhaustiva de aditivos tóxicos y potencialmente tóxicos que son utilizados por algunos fabricantes en el pienso para perros y otras comidas para mascotas.

  • Gliceril monoestearato (potencialmente tóxico)
  • Azul 2 (potencialmente tóxico)
  • Rojo 40 (potencialmente tóxico)
  • Tartracina o Amarillo 5 (potencialmente tóxico)
  • Amarillo 6 (potencialmente tóxico)
  • BHA o Butilhidroxianisol (tóxico)
  • BHT o Butilhidroxitolueno (tóxico)
  • Etoxiquina (potencialmente tóxico)
  • Propil galato o ácido gálico (potencialmente tóxico)

Toma en cuenta que esta lista no cubre todos los aditivos tóxicos posibles sino solamente algunos comunes. En caso que la comida de tu perro contenga otros aditivos, consulta con el veterinario e investiga si son sustancias tóxicas o potencialmente tóxicas.

Aditivos potencialmente dañinos en la comida para perros

Algunos aditivos no son necesariamente tóxicos, pero son agregados en cantidades tan grandes que pueden causar diferentes problemas en el largo plazo.

Algunos de estos aditivos comúnmente encontrados en comida para perros son:

  • Sal
  • Fructosa
  • Sorbitol
  • Azúcar

Generalmente los ingredientes con que se hace la comida para perros contiene suficientes cantidades de estas sustancias, pero algunos fabricantes añaden más para mejorar la apariencia o el sabor. Si el incremento es pequeño no hay mayor problema, pero es mejor evitar una marca de alimento si estos aditivos están en grandes cantidades.

Aditivos no tóxicos pero sin valor nutricional

También existen otros aditivos que sin ser tóxicos ni dañinos (excepto para perros alérgicos a sus componentes), tampoco aportan ningún valor nutritivo al alimento. Estos aditivos también deben ser evitados en la medida de lo posible, porque se suelen usar para dar mejor “imagen” (palatabilidad, apariencia, tiempo de conserva, etc.) a alimentos de baja calidad.

Algunos de estos aditivos son:

  • Ácido fosfórico
  • Gluten de maíz
  • Gluten de trigo
  • Dióxido de titanio